Bienvenidos al mundo Fetiche

¡Bienvenidos al mundo Fetiche!

Soy Bárbara Gil, la autora de esta libreta que espero que te cambie la vida. La mía cambió hace años, cuando empecé a trabajar como profesora en talleres de escritura creativa en Escuela de Escritores y en mi propia escuelita: EscribE. Mi trabajo diario consiste en enseñar a mis alumnos truquitos y técnicas para que cumplan el sueño de publicar sus novelas y relatos o, como digo yo, para que hagan su libro realidad.

Soy fan de las agendas y libretas, de la planificación al detalle, pero, sobre todo, de armar historias que sorprendan al lector, con puntos de giro inesperados, cliffhangers de los que te hacen pasar la página casi antes de haberla terminado, de las tormentas que detienen el tiempo y te absorben de la realidad, de los personajes complejos que te hacen reír o llorar o pegar un salto en el sofá. Pero la idea nació de mis alumnos de los cursos novela, de su eterna pregunta:

—¿Es mejor planificar o hay que dejarse llevar para no coartar la inspiración?

—Bueno, se dice que hay dos tipos de escritores —les contesto—: los que escriben sin orden ni concierto, dejándose llevar por el duende mágico de la inspiración, y los que son organizados, meticulosos y planifican su novela antes de ponerse a escribir para que ese duendecillo travieso les pille preparados.

Luego me pongo aristotélica y aplico la máxima de que la virtud está en el punto medio. Así que, cuando me toca un alumn@ del primer tipo, le enseño a planificar para que, a mitad de la novela, no se sienta perdido sin saber por dónde continuar, o para que no se deje llevar tanto por la imaginación que abra demasiadas líneas argumentales. Y cuando tengo un alumn@ del segundo tipo, le ánimo a que se suelte, a que haga ejercicios que relajen la rigidez inevitable de una excesiva planificación.

Y, este cuaderno, por supuesto, está diseñado para ambos tipos de escritores. Por eso, se divide en dos partes:

• Planificación: para que pienses en todos los detalles del argumento y de la trama, de la tensión y la intriga, de los personajes, del ambiente, hasta los pasos que tienes que dar cuando acabes tu novela. Y no solo para que estructures y planifiques tu novela sino también tu tiempo y tus metas. ¡Cuántas veces he escuchado eso de No escribo porque no tengo tiempo! Pues el procrastinar se va a acabar; lo urgente no puede engullir a lo importante que es cumplir tu sueño de escritor.

• Tu novela: para que escribas tu novela y te la imagines tal cual (échale un vistazo a esa sección que ya verás que te va a encantar).

Así que, ¿quieres ser Fetiche?: Apunta al detalle y tus historias serán inolvidables.

Te deseo muchísima suerte en esta aventura y ojalá pronto estés firmándome uno de tus libros.

Aquí me despido y te dejo esta libreta: ¡Toda tuya!

Y tú, ¿quieres ser fetiche?